Home » Marruecos en la prensa » ATALAYAR. Diego Blázquez, Coordinador del Proyecto de Derechos Humanos en Rabat, 15/06/2016.- Marruecos.Marruecos, cómo tejer los lazos del trabajo conjunta y la cooperación

ATALAYAR. Diego Blázquez, Coordinador del Proyecto de Derechos Humanos en Rabat, 15/06/2016.- Marruecos.Marruecos, cómo tejer los lazos del trabajo conjunta y la cooperación

atalayar-logo

(…) se trata, del refuerzo institucional y técnico de una de las nuevas instituciones formadas del proceso de reforma constitucional de 2011. Con la creación de la Delegación Interministerial de Derechos Humanos, Marruecos daba cumplimiento a una de las recomendaciones de Naciones Unidas: establecer mecanismos gubernamentales permanentes que coordinen la relación de los Estados Parte de los tratados de derechos humanos con sus órganos de seguimiento.

Al mismo tiempo, este órgano, dependiente del Primer Ministro, debe centralizar las acciones de transversalidad de los derechos humanos en las diferentes políticas públicas, en colaboración con los departamentos técnicos responsables.  Con esta decisión y con la creación de un potente e independiente Consejo Nacional de Derechos Humanos, Marruecos  ponía en marcha algunas de las recomendaciones de su proceso interno de reconciliación nacional y justicia transicional elaboradas por la Instancia de Equidad y Reconciliación. Además la Constitución de 2011 establecía varios órganos de seguimiento y monitoreo en materia de derechos humanos, como la Instancia de la Paridad y contra toda Discriminación. Y, finalmente, se elaboraba una estrategia nacional de Democracia y Derechos humanos elaborada de forma participativa y con participación internacional.

Nada más llegar a mi puesto, tuve la oportunidad de participar en el II Forum Mundial de los Derechos Humanos que Marruecos organizaba en Marrakech y al que asistieron delegaciones y activistas de numerosos países. Marruecos anunciaba la ratificación del Protocolo Facultativo de la Convención de lucha contra la tortura en el marco de una intensa actividad convencional en la materia, reconociendo las competencias pseudo-jurisdiccionales de algunos de los comités de derechos humanos y varias reservas.

(…)  En ese difícil equilibrio entre optimismo y realismo, mi experiencia cotidiana en Marruecos (…)  Tejiendo poco a poco los lazos del trabajo conjunto y la cooperación, se podrán resolver poco a poco esas tensiones internas y podremos hacer frente a las cuestiones externas, porque se trata de amenazas comunes. Y esa es la otra gran aportación que la cooperación institucional europea y la Administración española a través de FIIAPP puede realizar en la actualidad, pues contando en el Magreb con unas instituciones más democráticas, más sólidas y transparentes, haremos también una Europa más democrática, más sólida y transparente.