Home » Marruecos en la prensa » EL PAÍS. Pérez-Reverte devuelve a Tánger su esplendor aventurero

EL PAÍS. Pérez-Reverte devuelve a Tánger su esplendor aventurero

El escritor presenta nueva entrega de la serie de Falcó, ‘Eva’, en los escenarios de la novela Es un día gris y desabrido en Tánger. Desde la corniche la ancha playa se extiende hasta un mar inexpresivo que parece dormitar en el calor húmedo del mediodía, espeso como chocolate. El frente, en el que se está construyendo una fea marina, no tiene encanto y la única concesión actual al legendario misterio de la ciudad portuaria son dos camellos que caminan sobre la arena y una patrullera gris amarrada en un muelle cerca de donde atraca el ferry. Pero de repente, en la terraza del hotel Continental, el de más sabor de Tánger, aparece un hombre enjuto y fibroso con gafas de sol y la escena se anima.

Es Arturo Pérez-Reverte, que ha elegido la vieja urbe portuaria marroquí para presentar su nueva novela, Eva (Alfaguara), la segunda entrega de las aventuras del correoso espía de la Guerra Civil Lorenzo Falcó, que transcurre en su mayor parte aquí (incluido el hotel). Los lectores que disfrutaron con Falcó, el primer título de la serie, del que se han vendido 300.000 ejemplares, tienen una gozosa cita con esta nueva peripecia, revertiana hasta las cachas, que se centra en una operación de los servicios secretos franquistas para hacerse con una parte (30 toneladas) del célebre “oro de Moscú”, el del Banco de España enviado por la República a la URSS, que se encuentra a bordo de un mercante armado en el puerto internacional de Tánger. El destructor franquista que le da caza está amarrado en el mismo muelle, esperando a pillarlo cuando las autoridades locales lo obliguen a volver a hacerse a la mar, y la misión de Falcó es deshacer las aparentes tablas.