Home » Marruecos en la prensa » LA VANGUARDIA. El príncipe heredero de Marruecos se prepara para ser piloto de aviación

LA VANGUARDIA. El príncipe heredero de Marruecos se prepara para ser piloto de aviación

El príncipe heredero de Marruecos, Mulay Hasán, se prepara para estudiar aviación, considerada una sus mayores aficiones, además de su pasión por el baloncesto y su admiración por el futbolista argentino Lionel Messi.

El último número del semanario marroquí «Al Ayam» reveló que está previsto que el futuro rey continúe una parte de sus estudios del año que viene en la Escuela Real del Aire (ERA), en Marrakech, donde recibirá cursos teóricos y prácticos para «satisfacer su gran pasión».

En un reportaje se seis páginas, la publicación marroquí especificó que Mulay Hasán, nacido en Rabat en 2003, no va a especializarse en la aviación, sino que será una de sus aficiones que le ayudarán a «construir su personalidad». Al contrario que Mohamed VI, su padre, que optó por la literatura en sus estudios secundarios y se especializó en Derecho en la universidad, el príncipe heredero prefiere las asignaturas científicas y técnicas.

Además de las cuestiones intelectuales, el príncipe heredero es diferente del actual soberano en sus aficiones y se inclina más por los deportes colectivos, mientras que a Mohamed VI le gustan las actividades individuales, como la moto acuática.

Asimismo, el semanal explicó que a Mulay Hasán le gusta sobre todo el baloncesto, que practica cada viernes con sus compañeros de clase en las canchas del Palacio Real de Rabat. Precisó que el príncipe «exagera» en sus expresiones de alegría cuando marca una canasta.

Además del baloncesto, le encanta el fútbol y tiene por costumbre jugar dos partidos cada semana en un campo equipado para él en el complejo deportivo de Mamura, en las afueras de Rabat. También practica la natación, el esquí y los deportes ecuestres. Por otra parte, el semanario marroquí indicó que el príncipe alauí no oculta su afición al FC Barcelona y su estrella Lionel Messi, al que tuvo la oportunidad de encontrar en Tánger durante la inauguración del estadio local en julio de 2012.

El príncipe Mulay Hasán, que estudia junto a un grupo reducido de cinco alumnos en el exclusivo Colegio Real de Rabat, situado dentro de los muros del Palacio, tiene cada vez mayor protagonismo en actos oficiales y al lado de su padre.